CONTACTO
Libros en Preparación
Alberto Gerchunoff: Una biografía intelectual
En esta biografía presento a Gerchunoff como una figura puente que funcionó como traductor cultural para la primera generación de intelectuales y profesionales judíos nacidos en el país y también para la élite intelectual argentina que a través de Gerchunoff conoció un amplio corpus de literatura europea judía (que incluía textos de Europa oriental y central y de la península ibérica). Desplazando el eje de atención hacia lo que en la primera mitad del siglo veinte se consideraba “literatura judía” y que incluía figuras tan diferentes como Shalom Ash, Heinrich Heine, Max Nordau y Marcel Proust, se puede elaborar una nueva cartografía del cosmopolitismo argentino. ad política se transforma en texto en sus múltiples colaboraciones en revistas y diarios de todo el continente. Gerchunoff fue una presencia fundamental en el mundo social, cultural y político de la Argentina de la primera mitad del siglo XX. Nacido en la zona de residencia del Imperio Ruso en 1884, llegó al país en 1889, vivió su infancia en las colonias del litoral argentino y pasó su adolescencia en Buenos Aires, donde asistió al prestigioso Colegio Nacional de Buenos Aires. Antes de los veinte años ya dirigía el diario El Censor de la ciudad de Rosario y trabajaba como profesor en escuelas secundarias. Fue redactor durante más de treinta años del diario La Nación, y uno de los fundadores y primer director del diario El Mundo. Trabajó en publicaciones de todo el país y colaboró asiduamente con revistas literarias y políticas de América Latina, los Estados Unidos y Europa. Viajó por América Latina y Europa representando a La Nación y al gobierno argentino como diplomático durante el gobierno de Roque Sáenz Peña. Publicó dieciocho libros y miles de artículos periodísticos. Militó en el Partido Socialista y en la Democracia Progresista, fue candidato a diputado por ésta última en dos ocasiones, defendió a los cristeros durante la Revolución Mexicana, a la República Española y se pronunció públicamente en ciclos de conferencias contra el apartheid en Sudáfrica y contra la segregación en los Estados Unidos. Durante las últimas dos décadas de su vida fue un luchador incansable contra el nazismo y después del final de la Segunda Guerra Mundial recorrió América Latina para conseguir el voto de los países latinoamericanos en apoyo de la creación del Estado de Israel.